Blogia
una última vez, pero es la buena

Algunas recolecciones

Otro de Mario, gracias por tu voz

Otro de Mario, gracias por tu voz

Te dejo con tu vida

tu trabajo

tu gente

con tus puestas de sol

y tus amaneceres

sembrando tu confianza

te dejo junto al mundo derrotando imposibles

segura sin seguro

te dejo frente al mar descifrándote

sola sin mi pregunta

a ciegas sin mi respuesta rota

te dejo sin mis dudas pobres y malheridas

sin mis inmadureces

sin mi veteranía

pero tampoco creas a pie juntillas todo

no creas nunca creas este falso abandono

estaré donde menos lo esperes

por ejemplo en un árbol añoso

de oscuros cabeceos

estaré en un lejano horizonte

sin horas en la huella del tacto

en tu sombra y mi sombra

estaré repartido en cuatro o cinco pibes

de esos que vos mirás

y enseguida te siguen

y ojalá pueda estar de tu sueño

en la red esperando tus ojos

y mirándote.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

¿Podré curarme de ti?

¿Podré curarme de ti?

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.


Jaime Sabines

DESPEDIDA

DESPEDIDA

Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.
Oh tardes merecidas por la pena,
noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo...
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes.

Jorge Luis Borges, 1923

Lo que necesito de ti

Lo que necesito de ti

No sabes como necesito tu voz;
necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban,
necesito tu paz interior;
necesito la luz de tus labios
!!! Ya no puedo… seguir así !!!
…Ya… No puedo
mi mente no quiere pensar
no puede pensar nada más que en ti.
Necesito la flor de tus manos
aquella paciencia de todos tus actos
con aquella justicia que me inspiras
para lo que siempre fue mi espina
mi fuente de vida se ha secado
con la fuerza del olvido…
me estoy quemando;
aquello que necesito ya lo he encontrado
pero aun !!!Te sigo extrañando!!!

(Mario Benedetti)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

He aquí el amor...

He aquí el amor...

He aquí el amor.
Repito:
He aquí el amor.

Pero mejor hablaremos de esta puerta.
Una puerta es una puerta
a la que yo golpeo día y noche,
a la que yo golpeo día y noche,
a la que yo golpeo día y noche.
Y aunque nadie responda,
y aunque nadie responda,
y aunque nadie responda,
el aire es el aire de todos los dias,
las plantas son verdes como siempre,
y el mismo cielo esférico me envuelve
lunes, martes, miércoles,jueves, viernes, sábado y domingo.
¿Pero, qué puedo yo decir del amor?
¿Qué puedo yo decir del amor?
¿Qué puedo yo decir del amor?
En cambio, esta puerta es indudable;
por ella entro y salgo día y noche
hacia los verdes campos que me esperan,
hacia el mismo cielo esférico y perenne.

¿Pero qué puedo yo decir del amor?
¿Qué puedo yo decir del amor?
¿qué puedo yo decir del amor?
Mejor sigo hablando de esta puerta.

 

"He aquí el amor" de Jorge Eduardo Eielson

La resaca

La resaca
¡Te extraño!,
¡Cómo te extraño!,
y mas aún extraño mi sonrisa
se fue tras de ti ilusionada.


Se me resquebraja la esperanza
se oculta el deseo,
muerdo mi placer para no gritarte
para evitar la conmiseración
de mis ojos abandonados.

 
Y te deseo aun a pesar mío.

Devuélveme mi sonrisa,
libérame de tu hechizo
¿Es mi amor por ti tan solo una mala resaca?
Dialogo con mis emociones,
con mis miembros doloridos
¡Cuánto anhelo sentirme por ti soportado!
Me has enseñado el alfabeto de las brujas
reptas en mis sueños invocándome,
no existe muralla que me resguarde
.

CORAZÓN CORAZA

CORAZÓN CORAZA

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

Mario Benedetti

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres